30 años de la trágica explosión del Transbordador Espacial Challenger

historia-espacial-challenter1986-1
El 28 enero de 1986, despegaba desde Cabo Cañaveral en EE.UU, el transbordador espacial Challenger de la NASA, en su misión número 10 y denominada STS-51-L, a solo 73 segundos de haber despegado desde la plataforma, el cohete acelerador de combustible sólido del lado derecho falló y causó una explosión que cobró la vida a los 7 miembros de la tripulación.

La tripulación estaba conformada por: Comandante Francis R. Scobee, Piloto Michael J. Smith, Especialistas en Carga Christa McAuliffe (profesora de primaria) y Gregory B. Jarvis, Especialistas de Misión Judith A. Resnik, Ronald E. McNair y Ellison S. Onizuka.

La misión de aquel día denominada STS-51-L, se venía aplazando de fecha de lanzamiento desde el 22 de enero, que fue aplazado para el 23, luego el 24, debido a atrasos en la misión. El lanzamiento fue recalendarizado para el 25, pero fue cancelado debido al mal tiempo en la pista de aterrizaje trasnoceánica en caso de abortar la misión (Transoceanic Abort Landing, TAL  en inglés) en Dakar (Senegal). Para eventualmente utilizar Casablanca, esta no contaba con luces para aterrizajes nocturnas como si tenía la otra opción de TAL. La hora T-zero, fue modificada para un lanzamiento en horas de la mañana. Nuevamente el lanzamiento fue pospuesto otro día cuando el proceso de lanzamiento fue incapaz de cumplir con la nueva hora del despegue en esa mañana. Así fue nuevamente reprogramado para el día 27 de enero, y fue retrasado 24 horas, debido a que un accesorio de cierre equipos de la escotilla de servicio de tierra no podía ser removido de la escotilla de la nave. Durante el retraso, vientos cruzados excedían los límites para volver a llevar al sitio de lanzamiento al Challenger desde el Centro Espacial Kennedy. Finalmente esa mañana del 28 de enero, se llevó a cabo el lanzamiento del transbordador espacial.

historia-espacial-challenter1986-2El trágico lanzamiento
A pocos segundos de ser lanzado el transbordador, se detectó humo gris desde una unión (junta tórica también conocida como O-ring) del cohete de combustible sólido del lado derecho. Según los análisis posteriores, el fluído que se vaporizaba en ese lugar indicaba que el sellado no estaba completo en esa unión. Segundos después el color negro y composición densa de las bocanadas de humo sugieren que el aislamiento conjunto y las juntas tóricas de goma (O-rings) del sello de esta, estaban siendo quemadas y erosionadas por los gases propelentes calientes.

A los pocos segundos se percibe una masiva y casi explosiva masa de hidrógeno derramanadose proveniente de la parte inferior del estanque que fallaba y una brecha de oxígeno líquido en el área entre medio de los estanques.

En este punto de la trayectoria, mientras viajaba a velocidad Mach 1,92 a una altitud de 46.000 pies, el Challenger quedó envuelto en una bola de fuego. El transbordador fue sometido a severas cargas aerodinámicas, se desintegró en varias grandes partes las cuales emergieron de una enorme bola de fuego. De esta manera la explosión al segundo 73, cobró la vida de los 7 tripulantes y el transbordador. La causa de la explosión fue determinada por la falla de un O-ring, en el cohete propulsor derecho. El clima frío fue determinante para constribuir a este hecho.

historia-espacial-challenter1986-3Programa Profesor en el Espacio
Gran conmoción provocó este trágico accidente, y Christa McAuliffe, era una de las más emblemáticas tripulantes en el Challenger. Era la primera profesora seleccionada de más de 11.000 postulantes del área de la educación para ingresar al programa de astronautas. En 1984 tuvo conocimiento de que la NASA hacía esfuerzos por encontrar un educador que volara en el Transbordador. La idea era premiar a un profesor quien se comunicaría con sus estudiantes desde el espacio. La NASA seleccionó a McAuliffe para este trabajo en el verano de 1984 y en el otoño ella tuvo que someterse al programa de entrenamiento de la NASA durante dos años, terminando a principios de 1986 para la misión espacial. Ella tuvo una muy buena relación con los medios desde el principio, de este modo el programa “Profesor en el Espacio” se hizo tremendamente popular. Es en parte debido a la emoción por la presencia de McAuliffe en el Challenger que el accidente tuvo un impacto tan significativo en los EE.UU. y en el mundo.

 

 

 

 

 

Post source : NASA

About The Author

Related posts