95 años del exitoso vuelo en altura de una aeronave con las ranuras Leigh

Volando sobre el Volcán Tupungato hace nada menos que 95 años se consolidaba a 5.000 metros de altura la visionaria invensión de Alfredo Leigh Bañados, denominadas “Ranuras Leigh” precursoras de los Slots. La aeronave a la cual se le instalaron las Ranuras Leigh fue un Bristol M-1C de la Escuela de Aviación Militar y fue piloteado por el Capitán José Arredondo.

Desarrollo de las Ranuras Leigh
Don Alfredo Leigh, era dentista de profesión, muy interesado en el desarrollo de la naciente aviación, es así que en 1909 comienza diversos estudios centrados en su mayor interés, que era obtener estabilidad de forma automática en las aeronaves de aquellos años.

Las primeras pruebas las realizó por medio de planeadores que se lanzaban desde el sector de Polpaico y Til Til, al norte de Santiago. En dichos planeadores les adaptó unas largas láminas angostas situadas en el borde de ataque de las alas. Con este artilugio se lograba una ostencible estabilidad en las aeronaves ya que con este elemento se aumentaba la superficie alar.

Construyó una serie de cinco planeadores antes de viajar a EE.UU.  en 1917. Estando en ese país realizó una demostración con una aeronave desprovista de cola en el año 1919. Luego viajó a Inglaterra donde se instalarían y adaptarían las “Ranuras Leigh” en un avión Avro Baby facilitado para que fuera probado en vuelo por el piloto de pruebas Bert Hinklel, siendo realizado el vuelo en octubre de 1920.

Planeador diseñado por Alfredo Leigh con las Ranuras Leigh en las alas, posado en los cerros de Chena, año 1923.

Probando las Ranuras Leigh en Chile
De regreso en Chile el inventor Alfredo Leigh, continuó desarrollando las ranuras y construyó un planeador para realizar las pruebas de las Ranuras Leigh. En esos primeros días de 1923 el planeador fue piloteado por el Teniente Carlos Montecinos, quien indicó que efectivamente las ranuras le conferían a la aeronave una mayor estabilidad. Si bien el vuelo fue muy corto por dos causales principales: una la poca fuerza de los elásticos usados para impulsar al planeador y la otra fue climática, hubo muy poco viento en el momento del vuelo.

Las pruebas prosiguieron esta vez incorporando las Ranuras Leigh al borde de ataque de un avión de perteneciente a la Aviación Militar, un Bristol M-1C, conocido por su inestabilidad. Las pruebas se iniciaron en Noviembre de 1923 y fueron tan exitosas que quienes lo volaron quedaron sorprendidos por los resultados. El Bristol M-1C con Ranuras Leigh fue piloteado por el Teniente Carlos Montecinos, quien indicó que el despegue había sido “casi” automático, igual opinión tuvieron los Tenientes Baraona y Alarcón y el Aspirante Zertuche, al probar el avión en vuelo.

Fue tal el logro alcanzado con la invensión de Leigh, que el Capitán José Arredondo un 5 de diciembre de 1923, alzó el vuelo en el Bristol M-1C provisto con las Ranuras Leigh y alcanzó hasta los 5.000 metros de altura. Aprovechando la estabilidad de la aeronave el piloto pudo abandonar el bastón de mando (cosa totalmente inusual en esos años) para así utilizar una cámara fotográfica y tomar una imagen del volcán Tupungato desde esa altura, a pesar de los fuertes vientos.

Uno de los últimos antecedentes que se tienen de las pruebas de estas Ranuras Leigh fue la instalación de este artilugio en un De Havilland DH9 del Servicio Aéreo del Ejército en el año 1926. La aeronave fue probada en vuelo por el piloto inglés H.V. Baker quien estaba en Chile para la recepción de las aeronaves inglesas Vickers Wibault. El piloto inglés realizó un informe muy positivo respecto de las características de la operación de la invensión de Alfredo Leigh.

Una curiosa coincidencia se dio en el desarrollo de estos elementos toda vez que en 1919 las compañías inglesas no apoyaron la invensión de Leigh por diversas razones. Sin embargo, ese mismo año el connotado constructor británico Frederick Haddley Page patentó un sistema similar y los denominados “Leading Edge Slots” fueran mostrados en un avión De Havilland DH9.

Bibliografía:
Historia de la Fuerza Aérea de Chile Tomo I, Comandancia en Jefe FACH
Historia de la Aviación en Chile 1920-1925, de Enrique Flores.
Monografía Bristol M1C del MNAE


Agradecemos la gran cantidad de información que nos entregó don Alberto Fernández Donoso, destacado investigador aeronáutico y miembro del IIHACH.

About The Author

Related posts